October 19, 2018

May 26, 2018

May 20, 2018

December 30, 2017

September 17, 2017

September 14, 2017

August 1, 2017

July 20, 2017

Please reload

Entradas recientes

Human Crisis

December 30, 2017

1/5
Please reload

Entradas destacadas

Seguimos. No nos queda otra.

July 29, 2018

Hace dos mes que estrenamos el documental y, aunque llevamos cuarenta proyecciones, casi nunca estoy presente. Sí lo estuve en la última proyección. Fue en en Atenas, más concretamente, en el corazón de Exarchia, la organizamos en el edificio donde nació este mismo proyecto, en la azotea recién habilitada y con vistas a toda Atenas. La gente fue puntual y empezamos a repartir cerveza y a parlotear mientras dejábamos pasar media hora para acomodarse y disfrutaban del lugar.


Apagamos las luces y se hizo el silencio, Juan empezó a cantar e Isra, a contar su historia, el documental empezaba como siempre. Cuarenta y cinco personas de diferentes nacionalidades leyeron los subtítulos durante los cincuenta minutos sin perder la concentración. Año y medio de trabajo para esos cincuenta minutos de concentración, sentimientos encontrados y rabia pero al final eso, una hora y media, sólo eso si no fuera por lo que pasó después, que hizo que todo valiera la pena.


Tantas veces me preguntan que defina el documental que ya me sabe agrio el eslogan del proyecto “Una película europea en busca de Europa” pero realmente es más que eso. Es una película que no te deja indiferente, que te revienta por dentro y que te amarga la impotencia al ver cómo se siente Mustafa, Someya o Ali. Esa era la intención, pero nunca sabes si vas a generar esa empatía en el público.


Aquella noche, cuando la noche ya estaba cerrada y sólo el ruido de algún coche rompía el silencio, el documental acabó y con él, unos aplausos espontáneos del público marcaban el momento de encender la luces. No sabía muy bien cómo gestionar aquel momento, así que agradecí la presencia de todas las que habían venido y me quedé sentado. Un compañero se acercó a darme las gracias y se volvió a sentar.


No sé cómo explicar lo que se sentía en esa azotea, pero durante los siguientes quince minutos, cuarenta y cinco personas estuvieron en silencio y quietas mirando una pantalla en negro. Solas pero acompañadas, rotas pero sin llorar. Comprendí que lo habíamos conseguido. No queríamos verte llorar con una lágrima fácil queríamos reventarte la conciencia y ahí, en ese instante, tenías cuarenta y cinco cabezas buscándose a si mismas.


Mereció la pena levantar un proyecto tan grande entre dos, quemarnos y lamernos las heridas.
Llevamos cuarenta proyecciones en dos meses y quedan muchas por llegar.


Seguimos. No nos queda otra.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square